Alumno de Pedagogía analizará alcances de la educación virtual

28
  • Omar Durán López presentó el proyecto “Relaciones interpersonales y educación virtual en la sociedad líquida: un estudio de caso en la Facultad de Pedagogía”
  • El estudiante del octavo semestre dijo que este sistema reduce y omite un análisis crítico y reflexivo de los contenidos

Claudia Peralta Vázquez

En el Foro de Presentación de Proyectos de Investigación Educativa organizado por la Facultad de Pedagogía de la Universidad Veracruzana (UV), Omar Durán López, estudiante del octavo semestre, presentó el trabajo “Relaciones interpersonales y educación virtual en la sociedad líquida: un estudio de caso en la Facultad de Pedagogía”, mediante el cual se pretende aprovechar los beneficios que el Sistema de Educación Distribuida “Eminus” ofrece para el proceso enseñanza-aprendizaje.

En la Facultad de Pedagogía se aplicará un estudio para determinar la eficiencia y alcances de la educación virtual en la formación humana de los estudiantes que cursan esta carrera. Lo anterior, deriva de la hipótesis basada en que dicho sistema no brinda la cercanía y enriquecimiento que caracteriza a la educación presencial.

Los informantes de este análisis, dijo Omar Durán, serán aquellos jóvenes que hayan participado en la capacitación sobre el uso de Eminus,que es el sistema de administración de ambientes flexibles de aprendizaje de la UV.

Ante académicos y alumnos, el universitario señaló –con base en sus hipótesis– que en la educación virtual no se dan las relaciones interpersonales que contribuyen a la formación de los estudiantes, debido a la interacción que existe entre facilitador y alumno. “No hay esa cercanía y enriquecimiento con el que se cuenta en la educación presencial”.

Refirió que los estudiantes que cursan una materia en modalidad virtual cuentan con los conocimientos requeridos de manera lineal y memorística, sólo de traslado de información, esto ocasiona que se reduzca u omita un análisis crítico y reflexivo de los contenidos.

Omar Durán fue asesorado por la académica Sandra García Pérez e indicó que dadas las características de la sociedad líquida o actual, se trata de comprender la relación entre facilitador y alumno en la educación virtual, si es cierto que se están perdiendo las relaciones humanas.

Al reiterar que no se cuenta con la misma calidad de enseñanza-aprendizaje en la educación virtual que en la educación presencial, ejemplificó las experiencias en Eminus, las cuales consisten en recibir y contestar datos, “no importa si tienes dudas o las respuestas son obtenidas de Internet en ese momento”.

A diferencia de que en la educación presencial sí existe interacción maestro-alumno, que permite aclarar dudas o corroborar que las respuestas tengan coherencia.

Por tanto, manejó en tres ámbitos la justificación de este trabajo: social, profesional y personal. En el primero, las relaciones humanas son necesarias para que exista una buena interacción entre facilitador y alumno; en el segundo, es importante conocer los impactos que surgen de las nuevas tecnologías y con esto dar propuestas con miras hacia una calidad humana.

El aspecto personal establece que se debe conocer y poner en práctica lo aprendido en el área de investigación, para posteriormente poder interpretar y enfrentar la problemática que surge en el ámbito educativo.

En su presentación, comentó que la sociedad líquida intenta dar cuenta de la precariedad de los vínculos humanos en una sociedad individualista y privatizada, marcada por el carácter transitorio y volátil de sus relaciones.

Asimismo, la educación virtual enmarca la utilización de las nuevas tecnologías hacia el desarrollo de las metodologías alternativas para el aprendizaje de los alumnos de poblaciones especiales limitadas por su ubicación geográfica, la calidad de la docencia y el tiempo disponible.

Añadió que de todo esto surgen cuestionamientos como: ¿cuál es el alcance de la educación virtual en la formación humana del alumno, con el Plan de Estudios 2000 de la Facultad de Pedagogía?, ¿cómo es la relación interpersonal entre facilitador y alumno en la educación virtual?

Dio a conocer que la investigación se realizará en la Facultad de Pedagogía, que actualmente cuenta con una matrícula de 843 alumnos y 82 maestros con diferentes tipos de contratación.

Durán López subrayó que a lo largo de la historia, la Facultad ha transitado por siete planes de estudio y el consultado para la presente investigación es el número cinco, instaurado en 1970 con el auge de las nuevas tecnologías, cuando los egresados eran solicitados para impartir clases en las telesecundarias y telebachilleratos en el estado de Veracruz.

El trabajo también fue sustentado en el humanismo de Abraham Maslow, quien decía que “los hombres tenemos que estar en contacto, cubrir ciertas relaciones personales en un ambiente cómodo para estar bien con los demás y consigo mismo”.

Mencionó que la metodología a utilizar es cualitativa y se empleará la técnica de entrevista estructurada, que incluirá preguntas sobre la educación virtual, entre ellas: ¿Has cursado una materia en esta modalidad? ¿Cómo consideras la comunicación en la educación virtual?

Leave a Reply