Apuestas, Mafias y Transition Tour: encrucijada para el tenis de base 🎾

Agencias

La lucha contra el amaño de partidos a causa de las apuestas va a alterar sensiblemente el panorama de los torneos de formación, que concentran el grueso de este de fraude -esta semana la Guardia Civil ha realizado en España otra operación contra él-. Es una de las razones por las que el ITF Pro Circuit ha pasado a ser el Transition Tour, con otras categorías y regulaciones, siendo la más importante que estos torneos y sus jugadores dejan de pertenecer en la práctica al tenis ATP y WTA, aunque den premios en metálico. Será desde ahora mucho más difícil puntuar, a partir de estos torneos, en los circuitos profesionales y por tanto tener ránking para participar en ellos. Habrá, de hecho, dos ránkings: el profesional y el correspondiente al circuito ITF.

Al tomarse esta medida se ha aludido a que en la actualidad son muchos los tenistas profesionales que no pueden vivir del tenis, de tal forma que se intenta reducir el número de profesionales con ránking apto para participar en los torneos ATP y WTA. En la práctica, tras la reforma quedarían en torno a 800 tenistas con opciones a participar en los torneos ATP y WTA. En esta medida subyace la intención de apartar del tenis profesional a personas que, por seguir jugando sin opciones reales de progresar, puedan ser la puerta abierta a las mafias de los amaños.

El circuito ha quedado organizado en dos categorías, de 15.000 y 25.000 dólares. Y la primera -de momento- se quedaría sin marcador online de cumplirse la recomendación del IRP, un grupo independiente creado para analizar el problema del amaño y cuyas conclusiones se obligaba la ITF a aceptar, según se afirmó en el momento de su constitución.

Entre estas estaba eliminar totalmente el marcador online, principal herramienta de las apuestas por Internet. Pero Sportradar, la concesionaria (a cambio de un canon millonario a la ITF), logró que la recomendación se limitara a los de 15.000. El IRP también recomendó que se prohibiera que los torneos estuvieran patrocinados por casas de apuestas. Sin embargo, de momento, el marcador sigue funcionando con normalidad, y se puede seguir apostando online a los partios. En cada uno, por decenas de conceptos.

La situación es confusa. Sin marcador online los torneos, todos pequeños,dejarían también de percibir una subvención de unos 5.000 euros, y además el Transition Tour reduce también las fases previas, y por tanto el dinero que recaudan los torneos por inscripciones. Una dura prueba para los organizadores, y no olvidemos que estos torneos son aquellos en los que los jóvenes jugadores dan los primeros pasos hacia el tenis profesional: una reducción de torneos y, además, una reducción de las opciones de progesar de un circuito a otro, da como evidente resultado una ralentización del relevo de las élites.

Todos los estamentos del tenis están de acuerdo en que es imperativo luchar contra las mafias de apuestas en el tenis,. La misma RFET ya se manifestó hace tiempo en contra de las apuestas en estas categorías de torneos. Pero con estas restricciones, si finalmente se llevan a cabo, a los organizadores que, además, ya no podrán alegar a sus sponsors estar organizando un torneo plenamente profesional, el tenis de base teme un fuerte recorte del calendario cuya abundancia en España (57 el año pasado) es una de las fortalezas de nuestro tenis, al reducir la fuerte inversión económica que suponen los desplazamientos para los jóvenes tenistas. Además de no comprender por qué se han llevado a cabo unas reformas y no otras, si ambas tienden al mismo fin. En los tres primeros meses de 2018 figuraron en el calendario español 11 torneos. Este año, de momento, son siete.

Contenido Patrocinado