EJECUTAN A 2 TAXISTA EN 24 HORAS EN COSOLEACAQUE

OMAR VÁZQUEZ VALENCIA

Cosoleacaque, Veracruz.-  Una ráfaga de fuego acabó con la vida del chofer del taxi 1918 de Minatitlán, cuando se encontraba en el estacionamiento de la tienda “Auto Zone” de la colonia Infonavit Paquital, sobre Bulevar Instituto Tecnológico.

Reportaron las corporaciones policíacas que el atentado se consumó alrededor de las 17:30 horas, cuando el conductor del carro marca Nissan, color oficial tipo March, permanecía en los alrededores del establecimiento en cuestión, siendo identificado de manera extraoficial como Irving Santiago Torres, de aproximadamente 30 años.

De la nada, hombres armados a bordo de un automóvil de características desconocidas llegaron para disparar contra del individuo.

Pese a que se presentaron elementos de la Cruz Roja ya nada pudieron hacer pues se trató de un deceso inmediato. Autoridades policiacas acordonaron el área del crimen.

El cuerpo fue ingresado al Servicio Médico Forense (Semefo) donde se esperaba fuera reclamado legalmente por familiares.

Horas antes mataron a otro

Marcos Antonio Vázquez López, de 36 años de edad, fue la identidad del taxista asesinado en los primeros minutos de ayer viernes a escasos metros de su vivienda y a quien le fue colocado un “narcomensaje” el cual lo inculpaba como distribuidor de droga.

El homicidio tuvo lugar alrededor de las 00:20 horas, en avenida Díaz Mirón, entre Almoneda y callejón Licenciado Verdad, de la colonia Obrera, siendo a la altura de conocido jardín de niños donde el cuerpo del individuo quedó tendido boca abajo frente al número 68.

Al costado y sobre la vía de circulación, el taxi Nissan Tsuru, color oficial con número económico 108, según vecinos se escucharon alrededor de 10 detonaciones de arma de fuego lo que desató la alerta por lo que a los pocos minutos se percataron de la escena del deceso dando aviso a personal de rescate y auxilio.

Al llegar paramédicos de Cruz Roja y Policía Estatal, encontraron el cuerpo de Vázquez López, recabándose cinco casquillos calibre .45, junto el mensaje plasmado en una cartulina blanca y que textualmente decía: “Esto fue por vender perico atte: Chino Florencio”.

Previo al levantamiento se presentaron familiares que manifestaron el supuesto trabajador del volante vivía a escasos metros del punto, y desconocían el móvil del crimen.

Después de esto se ordenó el envío de los restos al Servicio Médico Forense (Semefo) donde fue reclamado legalmente por los dolientes.