Elecciones 2015, Ganan Independientes y Morena. El PRD pierde y ya se va

32
MARIO ARRIAGADA CUADRIELLO

MORENA gana en la elección porque se inauguró pisando fuerte. Al acumular poco menos del 9 por ciento de los votos en su primera elección, tendría casi 40 diputados.

Como subraya Alejandro Hope, es el mejor partido primerizo desde el Frente Democrático Nacional en 1988. También descalabra al PRD en el DF al estar adelante en los conteos rápidos de cinco delegaciones (Cuauhtémoc, Azcapotzalco, Tláhuac, Tlalpan y Xochimilco) y la posibilidad de disputar en los tribunales otras tres.

Además, parece que tendrá la bancada más numerosa en la Asamblea del Distrito Federal. Pero buena parte de sus votos está concentrada en pocos estados, y parece tener dificultades para ganar distritos de mayoría fuera del centro del país. E

l hecho de que vaya a tener menos diputados federales que el Partido Verde (que tiene menos votos) es sintomático de eso. Quedan dudas sobre su capacidad de crecer en los estados. Sin embargo, lo mismo se puede decir de todos los partidos de izquierda.

Por otro lado, como subraya Carlos Bravo Regidor, atendiendo los resultados preliminares, hay alrededor de 20 estados en los que MORENA tiene más votos que el PRD.

Por último, no sobra apuntarlo aquí, la izquierda junta acumulará 31% del total del voto federal (número ligeramente mayor al del PRI). No obstante, lo hará con un voto fragmentado entre partidos rivales, concentrados geográficamente y con poca capacidad política para construir una gran coalición. Es probable que vuelvan a tener problemas para encontrar la mejor vía hacia la elección presidencial de 2018.

Los independientes ganan porque, contra viento y marea, dieron una batalla sin los partidos que sienta un ejemplo inédito y transformador para nuestro futuro electoral.

Cuentan con varios triunfos que constituyen precedentes muy poderosos y pueden transformar la manera de seleccionar candidatos en el país. Gana el Bronco como gobernador en Nuevo León. Clouthier, desde Culiacán, como el único diputado federal independiente.

Y debe ser subrayado con bombo y platillo: Pedro Kumamoto. Un candidato joven y particularmente independiente, con poco presupuesto y una campaña muy original, que se perfila como un diputado local en Jalisco.

Kumamoto puede hacer la diferencia en un congreso estatal que parece necesitarlo para formar un frente opositor con mayoría. Está por verse si se cuelan otros independientes más, como Alfonso Martínez, que va por la alcaldía de Morelia.

El PRD pierde porque, con apenas 11 por ciento de los votos federales, disminuirá alrededor de 40 diputados (de los 99 que tenía) y porque en el DF recibió un golpe durísimo.

Podría quedarse gobernando solo 6 de las 16 delegaciones  de su principal bastión político. Cinco de ellas irían para MORENA, tres para el PRI, dos para el PAN. Encima, muy simbólico, en Iguala, epicentro de la crisis de los jóvenes de Ayotzinapa, la gente le dio el triunfo al PRI.

Lo mismo que en todo el estado donde ahora gobernará la coalición PRI-Verde.  Por otra parte, sus votos federales están muy concentrados en pocos estados del centro y sur oriente. No hay que olvidar que, en votos federales totales, MORENA ya le pisa los talones.

Además, su triunfo en la gubernatura de Michoacán ha sido con Silvano Aureoles, un candidato que participó activamente en el Pacto por México y que ha justificado el asunto de la Casa Blanca de Peña Nieto como un asunto entre particulares. Cosa que no ayuda a consolidar al puntero de las izquierdas como una opción autónoma entre ellas.

El liderazgo de Nueva Izquierda lleva ya varios años y parece entregar malos resultados; aun así, no hay visos de renovación.

Hacia el 2018 su legitimidad para encabezar una coalición presidencial queda peor de lo que estaba.

Contenido Patrocinado

Leave a Reply