Esto remarca el problema del sargazo en playas del país

El cambio de temperatura en los mares y el desagüe de aguas negras en el Caribe mexicano son, entre otros, factores que inciden en el arribo y aumento del sargazo a playas de nuestro país, comentó el Doctor Alberto Jesús Ríos Flores, Químico Farmacéutico Biotecnólogo de la Universidad del Valle de México Campus Lomas Verdes.

Esta situación ocurre debido a que estas macro algas necesitan nutrientes. “Lo que se ha visto, lo que se ha reportado en las investigaciones por parte de varias instituciones que se encuentran en la región, es que hay un descuido en el desahogo de las aguas negras en las zonas afectadas y estas tienen los nutrientes que necesitan las macro algas para crecer y proliferar”, indicó.

Hay que recordar, señaló, que el sargazo es una macro alga marina del género Sargassum, su origen natural se encuentra en la región conocida como el Mar de los Sargazos en el Atlántico Norte. “Ahora se ha descubierto que proviene del Atlántico Sur entre las costas de Brasil y África, que migra por las corrientes marinas hacia el Caribe mexicano y, lo que se ha detectado es que, de acuerdo al cambio de temperatura y a los nutrientes que están presentes en esa zona, hay un incremento de su población y es lo que estamos viendo en estos momentos”, dijo.

Para el Químico Farmaceútico Biotecnólogo de UVM Campus Lomas Verdes, el tema del sargazo sí debe considerarse un tema de emergencia nacional, “y lo digo porque esa actividad de macro algas no es normal, desde el año 2011 se empezó a reportar su presencia; en el 2015 se vio un crecimiento atípico por las cantidades excesivas de sargazo que llegaron, en 2018 se recolectaron 522 mil toneladas en las costas y se espera que la cifra aumente en el 2019”, comentó.

Otro problema que provocan estas macro algas, es que consumen el oxígeno que se encuentra en el mar y los peces que están por debajo comienzan a morir por la falta de este. “Otra dificultad, es la de las tortugas que migran hacia estas playas mexicanas para tener a sus crías no pueden desovar, si las tortugas consiguen pasar a las playas, los recién nacidos ya no pueden llegar al mar por la gran cantidad de macro algas”.

A la lista de consecuencias negativas se agregan las afectaciones a la flora y fauna de los sistemas arrecifales, – el arrecife de México en el Caribe es el 2º más grande del mundo-, ya que el sargazo libera fósforo, nitrógeno y metales pesados, deteriorando la calidad del agua y provocando cambios profundos en los ecosistemas, entre ellos, que crezcan más algas que corales.

También se daña a los pastos marinos y al disminuir estos, sus raíces y rizomas ya no fijan la arena, ocasionándose erosión en las playas, explico.

Además, al descomponerse, el alga produce gas metano, que emite mal olor en las playas. Por si fuera poco, durante el proceso de descomposición de la biomasa algal acumulada en la costa se libera ácido sulfhídrico que puede provocar alergias y la acumulación de estas algas putrefactas es un cultivo ideal para microorganismos.

El Dr. Ríos Flores añadió que la decisión de recolectar esta alga en mar abierto requiere de más estudios, pues los mantos pelágicos de sargazo en el océano abierto son en sí mismos un ecosistema y refugio de algunas especies marinas.

“Este es un problema complejo y se necesita el apoyo para los estudios de la biología de esta macro alga y entender de manera integral lo que está ocurriendo para poder tener un plan de contingencia ante los hechos que observamos”, concluyó.

 

Fuente: Agencias