Negociazo, fundaciones humanitarias en Veracruz, las banderas para “disfrazar el dispendio y compra de votos”

113
  • Asociaciones civiles se utilizan para
  • Políticos las forman para buscar un cargo público
  • ¿De dónde sacan el dinero para operar, además, sin rendir cuentas?
  • Desde ahí han salido fortunas bajo sospecha

Luis Velázquez

Veracruz, México; .-– Veracruz sigue en el ojo del huracán. Apenas antier el PAN interpuso una denuncia en la procuraduría General de la República en contra de la elite priista por “disfrazar el desvío de recursos” a través de asociaciones civiles.

Y, por añadidura, incluyó los delitos de peculado y asociación delictuosa.

Así, el manejo de fundaciones de norte a sur de la tierra jarocha, y más ligadas a políticos, está bajo sospecha, suspicacia y perspicacia.

El punto de partida ha sido la Fundación Down Veracruz. Incluso, y en nombre de los niños con el síndrome, el góber fogoso, Fidel Herrera, ha solicitado a la PGR que investigue, como dicen los clásicos, “hasta las últimas consecuencias”.

El caso es que “el estado ideal para soñar” está cundido, como el sarampión en el cuerpo humano, de fundaciones.

Una rápida hojeada a la bitácora de las fundaciones, apretando una teclita en Google, arroja el siguiente resultado:

La Fundación Colosio que, bueno, desde el asesinato del mártir tricolor, Luis Donaldo Colosio, se multiplicaron en las 32 entidades federativas.

Pero, en cambio, en el año 2010 apareció la Fundación AyuDarte. Y luego, en cascada se vinieron otras más.

La Fundación Carolina Gudiño, el nombre de la alcaldesa jarocha cuyo último jonrón electoral ha sido imponer a su hermano y padre como candidatos a diputados locales pluris y a su esposito de candidato a regidor.

Pero, además, y gracias a su Fundación, la Gudiño llegó a la alcaldía en el mes de enero de 2011 con la fama pública de una fortuna de cien millones de pesos.

La creó el 3 de junio del año 2006, en el segundo año del fidelato. Y en su aventura participaron, entre otros, Mónica Mendoza, Ivonne Moreno y Carmen Matías Sámano, de quienes, según parece, está desligada. Simple y llanamente, marcó una raya con ellos a partir de que iniciara su meteórico ascenso político en menos de un sexenio.

Gracias, claro, a su Fundación. La ayuda a los pobres, los miserables, los desafortunados les llamaba Albert Camus.

También está la fundación “Juntos Hacia Adelante” de Jorge Herrera Alor, el sobrino del góber fogoso, que se soñó candidato a diputado local, renunció indignado al PRI, y de pronto, zas, fue convencido como una suplencia, cuando Fernando López Arias decía que “suplente… ni de Dios”.

LAS FUNDACIONES DE BUGANZA Y LA CONSENTIDA ANILÚ INGRAM

Gerardo Buganza Salmerón, de igual manera, tiene su fundación. Una se llama “Generando Bienestar”, cuyas siglas equivalen a su nombre para así perpetuarse en el imaginario colectivo.

Otra, “Fundación Agua y Fuego”, además de que es socio y fundador de “Acción para los Veracruzanos, AC”.

Anilú Ingram Vallines es candidata a diputada local por el distrito de Veracruz urbano. Sin ninguna duda, de los 30 candidatos priistas es la más fuerte, poderosa y consentida. Incluso, se maneja con más recursos que el mismo candidato a la alcaldía jarocha Ramón Poo Gil.

Y la exconductora de Telever tiene su fundación. Se llama “Apoyando Iniciativas Veracruzanas” que, claro, por supuesto, desde luego, resumen las letras de su nombre y apellido, y lo que, como en otros casos, habla de la frivolidad humana.

Alfredo Gándara Andrade, exalcalde de Poza Rica, cargo que dejara inconcluso, candidato priista a la diputación local, el jefe de prensa del góber fogoso, tiene una fundación. Se llama ‘”AGA”, las iniciales de su nombre que lo cuidan como un ángel de la guarda, como un querubín, y cuyo eslogan es “Hagamos más por todos”. Por todos, claro, menos por el doctor Pablo Anaya Rivera, su enemigo público número uno a quien guarda todo el resentimiento de su voluminoso corazón.

Es más, en Poza Rica, Gándara tiene un contrapeso. Se llama Noé Pérez, quien también quiere la diputación local y anda por la vida con otra fundación. Se llama “Tiempo de ayudar a tiempo”, ¡vaya nombrecito populista!

¡Ah!, el secretario de Seguridad Pública, el magnate hotelero Arturo Bermúdez Zurita, maneja su fundación Voces del Sol, que opera desde Fortín, y cuyos operadores son Raúl Rodríguez, Abelardo Bello y Heriberto Martínez.

Pero, además, está ligado a otra fundación Job, de Córdoba, donde la fama pública consigna que el patrocinador es Job Antonio Ramírez, enlace de la SSP en la región.

En Minatitlán hay otra fundación. Se llama “Nace Veracruz”. Su dueño es Luis Alberto Escamilla Ortiz. Dato curioso: su estrategia para llegar a la población electoral está en el lema. “Vamos todos al cine”, de tal forma que en su página web alardea de haber llevado al cine a unos 3 mil niños.

Y en Acayucan, el candidato priista a la alcaldía, Clemente Nagasaki Condado Escamilla, también tiene su fundación. Se llama “Progresa”.

En Coatzacoalcos existe la fundación Integra A.C. cuyo socio fundador es Iván Hillman Chapoy, delegado de CONAGUA y exalcalde.

A NADIE RINDEN CUENTAS…

Y si el lector navega un ratito en Google (y más ahora con un monito simpático que camina en el espacio) descubrirá asombrado tantas fundaciones en Veracruz con nombres pomposos.

Por ejemplo: Fundación Fidel Herrera Beltrán, Fundación Pro Empleo Productivo de Xalapa, Fundación Mujeres al Progreso por Veracruz, Fundación Altruista de Mujeres Independientes.

Fundación Camino a la Salud y Vida Activa, Fundación Integral Comunitaria, Fundación Daniela Nadall, quien fuera diputada federal (suplente) del góber jarocho.

Etcétera. Etcétera.

Pregunta un político priista: “¿De dónde sacan el dinero para operar? ¿Cuál fue su capital inicial? ¿Cómo, de qué manera se sostienen? ¿Están inscritos en el Registro Público de la Propiedad, en la Secretaría de Relaciones Exteriores? ¿Reciben apoyo nacional e internacional? ¿Rinden cuentas? ¿O están operando como la Fundación “Vamos México”, de Martha Sahagún, siempre bajo sospecha?’’.

POSDATA: a partir del 16 de junio circulará el periódico digital ‘’elcronista.mx’’, historias que caminan desde Veracruz con reportajes y crónicas de la tierra jarocha.

Leave a Reply