Todos contra Erick Alejandro Lagos Hernández

180

Una vez que han finalizado los cómputos en los 300 distritos electorales del país, incluyendo los 21 de Veracruz, han quedado definidos los números de votos que cada fórmula obtuvo para llegar al Congreso de la Unión, cuantos votos captaron vía PRI, cuantos ganados por el PVEM y cuantos logrados por la coalición PRI-PVEM.

Y los números fríos han empezado a hablar por si solos, a definir cuantos distritos fueron ganados por los priístas y cuantos quedaron en manos de la oposición.

Y las estadísticas de los votos captados el pasado domingo 7 de junio dan muchas sorpresas, mismas que nadie se pudo imaginar ni de broma un día antes de aplicarse esta prueba.

EL HAMBRE DE CRECER…QUE NADIE COMPRENDE

La gran sorpresa que superó todas las expectativas planteadas fueron los resultados obtenidos en el distrito de Acayucan donde el candidato del PRI fue ni más ni menos que el abogado isleño Erick Alejandro Lagos Hernández.

Un joven enclenque que hasta antes del 2004 ni siquiera existía en el escenario político estatal. Su conexión con la actividad política se dio con el entonces senador Fidel Herrera Beltrán de quien fue su fiel auxiliar en el PRI estatal.

Todos los grandes amigos de Fidel Herrera se retiraban de sus oficinas desde muy temprana hora mientras que Erick Lagos ahí se quedaba, tal vez porque no tenía otro lugar donde pasar la noche.

Y se fue el corto periodo en el Senado de la República, Erick Lagos desde una modesta oficina de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, se hacía pedazos para atender a los seguidores de su jefe y amigo; aguantando la presión de connotados alemanistas que lo veían no como bicho raro sino como una diminuta hormiga, entre otros, Alejandro Montano Guzmán, Roberto López Delfín, Jorge Uscanga Escobar y Flavino Ríos Alvarado. Contra todos tuvo que luchar desde su pequeña oficina que le había asignado Nohemí Quirazco Hernández, la presidenta de la CEDH, y a todos les dio batería. Aguantaba los sarcasmos, las intrigas, y todo tipo de ataques a su persona por haber logrado ganar la confianza del entonces senador Fidel Herrera Beltrán, e incluso, de otros jóvenes cercanos a Fidel. Y Erick Alejandro Lagos Hernández, aguantó vara.

Y se dio la candidatura al gobierno del estado de Fidel Herrera Beltrán y se integró a la campaña de su amigo en todo el estado y de nuevo los amigos de generación de Fidel Herrera el ahora candidato a gobernador se hacían los importantes de la historia y se daban su nivel acudiendo solo a ciertos actos de campaña para después desaparecer por algunos días y reaparecer en otros actos, mientras que el joven Erick Lagos caminaba al lado de su jefe, a veces adelante y a veces atrás.

Cuando se daba algún problema con la agenda del candidato y se cruzaban los eventos alguien tenía que ser castigado con severidad y ese era Erick Lagos que se llevaba la peor parte de las reuniones, pues el candidato a gobernador tenía que demostrar ante sus seguidores que por el error de uno de sus subordinados el acto tal no se había realizado y se hacia el show en público.

Un empresario de Poza Rica, que comentaba haber entregado ciertas cantidades de dinero para el candidato a gobernador, afirmaba haber visto como el candidato maltrataba a su entonces secretario particular delante de todos los presentes, tirarle los papeles al suelo y dejarlo fuera de la camioneta. Pero mientras el empresario contaba la anécdota, hacia antesala en la oficina del Gobernador del Estado, Fidel Herrera Beltrán y quien autorizaba la audiencia era Erick Lagos Hernández. Nunca pudo saludar al gobernador y menos pudo lograr que le cumplieran con una larga lista de favores que supuestamente se había ganado por su participación económica, por el contrario, fue tanto la cerrazón que un buen día decidió alejarse del gobierno priísta y en el 2007 se postuló como candidato a la diputación local por el partido Convergencia por la Democracia, elección en la que por cierto fue derrotado por los candidatos del tricolor. Meses después, ese mismo empresario fue secuestrado y finalmente asesinado junto con su hermano, su nombre, Enrique Rodríguez García y Samuel Rodríguez García, socios y dueños de la empresa transportista Autotransportes Poza Rica-Coatzintla, ATPC.

Mientras ocurrían estos acontecimientos entre distinguidos ciudadanos, Erick Alejandro Lagos Hernández se consolidaba como operador político, y sus críticos de siempre, le adjudicaban que toda su suerte se había derivado por tener la capacidad de contratar personal femenino. Y hasta inventaban pleitos del joven y poderoso funcionario con la entonces primera dama doña Rosa Borunda de Herrera Beltrán. Erick logró aguantar de todo.

Se fue de la oficina del Gobernador para convertirse en candidato a diputado local por el distrito de Santiago Tuxtla, en el 2007, donde desde mucho tiempo atrás trabajó su candidatura y donde por supuesto arrasó a sus adversarios. Como legislador local aunque no ocupó la Presidencia de la Junta de Coordinación Política ni la Presidencia de la Mesa Directiva fue un legislador que mantuvo su influencia entre los diputados de la oposición con quienes logró hacer magníficas relaciones políticas que años más tarde servirían para el proyecto político del 2010.

En las elecciones locales del 2010, fue el primero en ponerse a las órdenes del candidato priista al gobierno de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, con quien trabajó de manera coordinada para ganar la elección a un poderoso candidato que envió el PAN en la persona de Miguel Ángel Yunes Linares, quien confiado en su capacidad y larga trayectoria política, y por supuesto más experiencia, descuidó los flancos débiles de su campaña, empezando por sufrir el deterioro de un importante grupo de panistas que nunca aceptaron su postulación encabezados por Gerardo Buganza Salmerón y semanas después por Alejandro Vázquez Cuevas. Y se logró ganar la elección de gobernador a favor del priísta Javier Duarte de Ochoa y se integró el gabinete. Erick Alejandro Lagos Hernández fue el primer subsecretario de Gobierno de esta administración, oficina que se convirtió en una de las más influyentes del palacio; y antes de que le tomara cariño a la dependencia saltó al PRI estatal para tomar las riendas de la campaña electoral federal del mes de julio del 2012, todo un señor desafío porque al ser una elección presidencial le tocaba enfrentar la fuerza de las instituciones federales en manos del gobierno panista de Felipe Calderón Hinojosa, cuyos militantes ya se habían engolosinado con el poder al haber gobernado al país por dos sexenios consecutivos. Y fue Erick Alejandro Lagos Hernández quien en calidad de presidente estatal del priísmo logra ganar la mayoría de las diputaciones federales, 15 de 21, y las dos senadurías de José Francisco Yunes Zorrilla y Héctor Yunes Landa, quedando en segundo lugar el candidato priista a la Presidencia de la República, Enrique Peña Nieto solo atrás de la candidata priísta Josefina Vázquez Cuevas. Premiado por su exitoso trabajo político regresa a palacio de gobierno convertido ahora en Secretario de Gobierno, de donde salió como candidato a la diputación federal por el distrito de Acayucan.

Y se crearon las especulaciones y las versiones en su contra, primero de que no sería candidato y después que no lograría obtener el triunfo. Y le lanzaron todo tipo de ataques desde el anonimato, y hasta manos amigas se encargaron de quemarle la casa a la candidata de MORENA para poner al distrito en los ojos de los medios nacionales de comunicación y todos lo culparon de este atentado sin ofrecer ni aportar pruebas, simples especulaciones personales o por encargo de alguien que le miraba tamaños de candidato ganador. Y se vino la elección. Y Erick Alejandro Lagos Hernández, no solo ganó limpiamente sino que literalmente barrió a sus adversarios políticos obteniendo cerca de 75 mil votos, dejando por más de 60 mil votos a su más cercano adversario; y no solo eso, los candidatos de los diferentes partidos políticos aceptaron declarar que en Acayucan había ganado la democracia y que todos estaban de acuerdo con los resultados obtenidos y en consecuencia, los representantes de los partidos, ninguno impugnó la elección.

Y llegó el jueves 18 de junio, el día en que todos los diputados federales electos de la coalición PRI-PVEM comieron con el gobernador Javier Duarte de Ochoa en un exclusivo restaurante de Boca del Río. Y se dio otra señal que todos captaron. Erick Lagos fue sentado a la izquierda del gobernador, mientras que del otro lado, estuvo doña Karime Macías de Duarte. Y tal vez por esa razón dos que tres columnistas plenamente identificados con otras corrientes políticas y que de por sí le traen un odio personal a fidelistas y duartistas desde este lunes 22 de junio, abrieron fuego contra el abogado isleño Erick Alejandro Lagos Hernández a quien acusan de todos los malabares para haber ganado y para convertirse ahora en un personaje con mucho futuro político. Y Erick Lagos guarda silencio y sigue haciendo lo que siempre ha hecho, trabajar y seguir trabajando.

Mientras sus críticos le lanzan maldiciones de todos los tamaños, el joven isleño que hace años llegó a Xalapa en condiciones muy humildes, es ahora el diputado federal con el mayor número de votación obtenida no solo en Veracruz sino en todo el país.

SORPRESA ADVERSA: ELMO, AL TERCER LUGAR

Y Elizabeth Morales García, quien se hizo famosa no por ser diputada federal ni alcaldesa de Xalapa sino por sus inclinaciones lesbianas retaba a todo mundo de que nadie “solo Dios” podía impedir que llegara por segunda ocasión al Congreso de la Unión. Y en sus monólogos que utilizaba en las entrevistas que daba en su lujosa residencia de Monte Magno se jactaba de su trabajo político realizado en su campaña donde según sus asesores había logrado hacer un acercamiento ciudadano que la posicionaba muy por delante de todos los candidatos lo que le hacía suponer que no solo tenía expectativas de ganar sino de arrasar a sus adversarios. Del panista Ulises Chama hasta filtró la versión que le había dado cierta cantidad de dinero para que ya no hiciera campaña por estar destinado a perder; y del candidato del PRD-PT, Magno Garcimarrero, le dedicaba buenas palabras pero en corto se refería a este señor como un hombre romántico, bohemio pero totalmente desarraigado de la gente de Xalapa. Y cuando más estaba confiada en su arrollador triunfo que le brinca la liebre por otro lado, un joven que hizo una campaña muy débil por no contar con dinero ni estructura Cuitláhuac García candidato de MORENA, le vino a reventar su exitosa carrera política descarrilándole su proyecto de convertirse en senadora o gobernadora en las elecciones del 2018. “Elmo”, la lesbiana que ocultó su tendencia por la carne cruda femenina y que quiso pasar desapercibida de su inmensa fortuna acumulada a su paso por la alcaldía xalapeña no solo fue derrotada en las urnas, sino que el desprecio colectivo de sus paisanos la enviaron a un lejano tercer lugar.

Hubo necesidad de que le inyectaran diferentes tranquilizantes para evitar una trombosis o un derrame cerebral la noche-madrugada de ese domingo 7 y lunes 8 de junio. “Elmo”, la traviesa y alocada lesbiana que se quiso comer el mundo de un bocado había sido derrotada. Nadie se comió el cuento ese que decía en sus pláticas: “Si no quieren apoyar a Elizabeth no lo hagan, háganlo por Xalapa…” Y que votan por Cuitláhuac García.

En Privado Veracruz

Contenido Patrocinado

Leave a Reply