(Vídeo) “Mirá lo que hago con tu hija”: conmoción en Chile por el video de una madre golpeando a su hija

Una mujer chilena grabó un video donde le pega a su hija de 2 años para enviárselo a su ex-pareja que estaba en la cárcel. La mujer fue identificada como Carolina Ximena Tapia, quien vivía en la comuna de Maipú, en la zona norte de Santiago de Chile con sus dos hijos.

Tapia, de 38 años, grabó un video en el cual se ve cómo le pega varias cachetadas a su hija, una niña de apenas dos años, y le jala el pelo.


 

“Mirá lo que hago con tu hija. Mirá lo que hago con tu hija porque no la quiero”, dice Tapia en la filmación, que le envió a su ex-pareja, quien estaba preso pero logró difundirlo por las redes.

Tapia fue detenida por Carabineros de Santiago a los dos días de que se viralizara el video. Los vecinos que llamaron a hacer la denuncia dijeron que ellos la escuchaban maltratar a la gente todo el tiempo. Una vecina dijo que la conocía desde que Tapia tenía 17 años y que ya por entonces se la escuchaba gritarle a su madre, “después a su marido y ahora a sus hijos.”

Dando comentarios al medio chileno 24 horas, Tapia dijo que se arrepentía por lo que había hecho en un momento de rabia: “No sé, me sentí mal, me sentí como que me bloqueé.”

Explicó que estaba frustrada con su ex pareja y que le pegaba a “ella para que le doliera a él”. Ya le había enviado un video de ella destrozando todos sus papeles de empleo pero quería hacerle más daño y por eso se desquitó con la pequeña.

Ella había quedado detenida pero fue liberada por orden de la Fiscalía de Santiago hasta que se pudiera formalizar el caso legal contra ella.

El capitán policial Jorge Mancilla explicó que el fiscal de turno había dejado ir porque “el hecho carecía de flagrancia”. Sin embargo, Tapia esta citada a un tribunal en los próximos días donde deberá enfrentar los cargos por violencia intrafamiliar, agravados por la sobreexposición de la menor.

Tapia tiene otro hijo de 7 años. Los dos niños están viviendo con los abuelos maternos.

Tapia, por su parte, dice que los medios exageran y que no entienden cómo ella vive su vida. Respondiendo a un periodista de 24 horas sobre cómo se sentía como madre después de ser detenida, dijo: “Todos cometemos errores, y no soy la única yo. Hay mamás que son peores que yo”.